El agujero que Mercadona puede generar a Fred. Olsen

Los productos Hacendado de Mercadona llegan a Canarias por barcos que tiene Fred. Olsen con Balearia y generaría un negocio en las cuentas anuales de la empresa nórdica de hasta 30 millones de euros. Ese transporte se encuentra en una situación compleja, según ha desvelado el prestigioso periodista canario Juan Carlos Díaz Lorenzo en su blog Puente de Mando. Lorenzo ha anticipado la congelación de la línea Huelva-Canarias con con la pérdida de Mercadona como cliente más importante. «Todo parece indicar que la línea Huelva-Canarias de CBS (Balearia y Fred. OIsen) se aproxima a su final, teniendo diciembre como fin de contrato».

Además de Mercadona el servicio de Correos entre Península y Canarias, y viceversa, está en manos de Baleària y Fred Olsen hasta septiembre de 2022. Para dar servicio a Mercadona Balearia y Fred. Olsen Express compraron 74 contenedores de transporte del fabricante aragonés Lecitrailer que, con un peso en vacío de 3.700 kilos vacío, optimiza el transporte del contenedor de 45 minutos. La alianza entre Baleària y Fred Olsen surgió en noviembre de 2018 precisamente para operar en rutas como esta en el negocio de la carga ante la compra de Trasmediterránea por Naviera Armas en primavera de 2018.

Díaz Lorenzo ha señalado que Acotral, la empresa logística de Mercadona, «podría haber roto el acuerdo de transporte marítimo con el consorcio CBS», integrado por Balearia y Fred. Olsen, que realiza la línea Huelva-Canarias. El autor del blog especializado en logística existen datos que confirmarían la existencia de «un acuerdo muy avanzado con Boluda, que concentraría todo el tráfico en el puerto de Cádiz, donde en la actualidad opera una línea semanal con el buque portacontenedores Charo B».

A juicio de Díaz Lorenzo el problema radicaría en que Balearia no habría ejecutado una estrategia de férreo control sobre su maquinaria marítima. «Fred. Olsen no está dispuesta a seguir perdiendo dinero en la parte que le toca en la línea Huelva-Canarias, cuya cuantía total se estima entre 25 y 30 millones de euros desde el comienzo de la misma, en noviembre de 2018. La gestión del servicio, los cambios de barco y las recientes averías de Balearia colisionan con la filosofía de servicio de Fred. Olsen, que bien podría haber asumido la línea por sí sola».

Díaz Lorenzo sostiene que el problema real que tiene Fred. Olsen es la carga financiera con la entrada de buques de alta velocidad en plena pandemia de Covid19, «de los que ya ha incorporado el primero y el segundo se retrasa hasta el año próximo». E»l verano ha sido bastante bueno en términos generales, pero el invierno se aventura complicado y tiene un Erte en vigor que está causando bastante malestar entre el personal afectado», apostilla.