Sacyr (Lopesan y Satocan) mantiene apoyo a la obra del puerto de Namibe

Sacyr, en la que tienen presencia Disa, Lopesan y Satocan, ha vendido sus filiales de construcción en África dentro de su estrategia de poner el foco en negocios concesionales en sus mercados de referencia aunque seguirá ayudando en las obras del puerto de Namibe, Angola. Sacyr ha firmado un contrato de compraventa con el grupo angoleño Griner para la venta de tres filiales: Sacyr Somague Angola, Sacyr Somague Mozambique y CVC Sacyr Somague en Cabo Verde. El importe de esta transacción asciende a 33 millones de euros (deuda no incluida). La operación está sujeta a las aprobaciones habituales en este tipo de operaciones.

Esta operación se enmarca en la estrategia de Sacyr de reducir el riesgo de construcción en mercados no estratégicos y poner el foco de su actividad en el negocio concesional en sus mercados de referencia. La actividad de concesiones aporta ya cerca del 80% del Ebitda del grupo. Una vez formalizada la venta, Sacyr dará apoyo técnico a los proyectos de mayor complejidad en curso, como el Puerto de Nacala y la obra civil del área 1 del proyecto LNG en Mozambique; DMU’s y el puerto de Namibe en Angola, para garantizar una transición plenamente satisfactoria a los clientes.

Sacyr entró en la actividad de construcción en el mercado africano a través de su filial portuguesa Sacyr Somague. Esta compañía ha ejecutado importantes proyectos en los tres mercados, tanto de obra pública, así como de construcción de puertos, autopistas y hospitales, y de edificación residencial e instalaciones deportivas.

La presencia de Satocan en Sacyr es histórica. Desde 2018, Lopesan entró en Sacyr a través de su filial Isla Marina a 2,72 euros en bolsa. El grupo Lopesan ha comprado un paquete de más de 12 millones de acciones de Sacyr, lo que le convierte en uno de los diez primeros accionistas de la constructora, con un 2,44% de su capital. El grupo empresarial que preside Eustasio López tiene intereses tanto en el sector turístico, como en los de la construcción, la agricultura y la industria.

En aquella época Lopesan tenía en cartera la construcción de un gran complejo hotelero de más de 1.000 habitaciones en República Dominicana, a través de su filial alemana IFA, de la que es accionista mayoritario, además de nuevos proyectos hoteleros en el mercado turístico de Canarias. El grupo Sacyr obtuvo en 2016 un beneficio neto de 120,2 millones de euros, con un resultado operativo (ebitda) de 359,6 millones de euros, un 13 % superior al de 2015.