El chanchullo laboral de Capitanía Marítima en Las Palmas

Ya hay explicación de por qué en el Puerto de Las Palmas apenas hay Ertes entre empresas de reparaciones navales: es que lo que contratan son extranjeros de países en vías de desarrollo como Filipinas. Las redes sociales devela la presencia de tropa de reparaciones de países emergentes como el sudeste asiático y del Báltico además de nórdicos de bajo perfil técnico. Esto ocurre con el visto bueno de la Capitanía de Las Palmas y con un 60% desempleo en Canarias.

La reparación de una plataformas petrolífera generaba en Las Palmas ingresos antes del Covid19 de entre 3 y 5 millones de euros, mientras que las de las más grandes pueden costar 30 millones de euros, según datos oficiales de la Comisión Europea. Esta actividad puede emplear entre 200 y 300 personas, dependiendo del tamaño de la plataforma. Existe una falta de cualificación técnica de mano de obra con la titulación adecuada para aprovechar esta oportunidad. Pero es que el personal que se está colocando a trabajar no es cualificado.

Un chollo para Inspección

El artículo 11 del Real Decreto 638/2007 establece que los Jefes de los Distritos Marítimos, bajo la dirección y de acuerdo con las instrucciones que imparta el Capitán Marítimo como «las funciones administrativas relativas al enrolamiento y desenrolamiento de los tripulantes de buques y embarcaciones y las relativas a los pasajeros o a las personas ajenas a la tripulación y al pasaje». Ni Inspección de Trabajo de la Seguridad Social y menos Capitanía Marítima quieren saber nada del personal que anda suelto y que habría entrado como turistas en Canarias.

Hasta ahora acceder a esta información era muy complicado. Pero empleados asiáticos y bálticos, por el confinamiento, han compartido en este tiempo de pandemia con sus familias qué hacen. Y, en ese quehacer, es donde aparecen trabajando en Puertos de Las Palmas, fotos de las pensiones baratas donde se alojan o su vida social entre restautantes chinos y algún paseo. Los sindicatos USO, UGT o CC.OO no tienen acceso a nada dado que no hay comités de empresas. «Las empresas españolas esas cosas no las hacemos», dijo a Puertos928 un portavoz empresarial del sector. «Son las extranjeras aunque tengan nombre canario», sentenció la misma fuente.

La presencia de trabajadores extranjeros en tareas de reparaciones navales ha pasado desapercibibida porque la masa laboral se concentraba en otros sectores. Pero la pandemia ha provocado que los isleños buquen empleo debajo de las piedras. En el puerto de Las Palmas el único sindicato que opera es el derechista de estibadores que, como tiene acuerdos de cooperación técnica con empresas de reparaciones navales, mira a otro lado.

En septiembre de 2019 un directivo de Puertos de Las Palmas dijo en Aberdeen que «las diferentes compañías han contratado a personal extra para poder cumplir los plazos de los encargos» pero que eran peninsulares. La parálisis del precio del petróleo por la pandemia del Covid 19 ha generado un descenso de ventas en empresas como Astican (Lavinia Corportation) del 80%, según datos de la empresa. Solamente en plataformas offshore en 2019 la patronal del sector decía que se movían 90 millones al año.