De este ‘pollo’ de 43 años depende buena parte del futuro de Astican, Hidramar y Zamakona

Se llama Frederik W. Mohn y es el presidente de una empresa que tiene el pintoresco nombre de Perestroika, empresa que fundó en 2005 y en la que asumió la presidencia de la junta en 2014. Frederik W. Mohn se ha desempeñado como director ejecutivo del grupo industrial Framo, fundado por su abuelo. Tras la venta en 2014 de la empresa familiar, Mohn se ha centrado en inversiones industriales.

De 2014 a 2018, Frederik W. Mohn ha sido presidente de empresas clásicas en el campo de las reparaciones navales en el Puerto de Las Palmas, un negocio que se encuentra fatal por los precios del crudo y la pandemia del Covid19. Perestroika pesa mucho en Songa Offshore SE y nada menos que Transocean.

También forma parte de las juntas directivas de DOF, Fjord1 y Viken Crude. Este lunes las acciones de Transocean, el mayor contratista de perforación en alta mar del mundo, cayeron un 7,4% en las operaciones posteriores al cierre del viernes después de que una presentación ante la CNMV norteamericana (SEC) revelara una posible venta importante de acciones. Perestroika, accionista de Transocean, presentó una solicitud para ofrecer 33.096,351 acciones de Transocean y 34.600,147 acciones emitibles mediante el intercambio de 213,367,000 millones de coste principal total de bonos canjeables garantizados senior al 2.5% con vencimiento en 2027 emitidos por Transocean.

Calvario

La Perestroika de Frederik W. Mohn sostiene que sus intreses se basan en «ejercer la propiedad activa en los consejos de administración de las empresas en las que tenemos participaciones significativas» porque «mantenemos una perspectiva a largo plazo con respecto a los socios con los que trabajamos y las empresas en las que invertimos». Los negocios de Frederik W. Mohn se basan en empresas noruegas y extranjeras dentro de las áreas offshore, sísmica, marítima, infraestructura e inmobiliaria, además de inversiones financieras.

Ahora en 2020 el calvario viene por Transocean, es decir, la empresa de plataformas más grande del mundo. Con más de 5.000 empleados y más de 40 plataformas, Transocean ofrece servicios de perforación en todos los océanos y tiene una fuerte presencia en las duras aguas del Atlántico Norte. Transocean es líder en el mercado de la perforación en alta mar. La compañía busca hacer avanzar su industria a través de una mayor eficiencia operativa y una mayor seguridad.

La participación de Perestroika en la compañía comenzó en 2018, luego de la compra de Songa Offshore SE por parte de Transocean, en la que Perestroika era el mayor accionista. Frederik W. Mohn ha sido miembro de la junta directiva de Transocean desde enero de 2018.

DOF es otra clásica en el puerto de Las Palmas. Es una compañía offshore que posee y opera una flota de 70 embarcaciones dentro de tres segmentos principales: buques de suministro de plataforma, embarcaciones de manejo de anclas (AHTS) y embarcaciones de construcción y submarinas. La corporación tiene más de 4000 empleados. La sede del DOF se encuentra en Storebø, municipio de Austevoll. La estrategia de fletamento de la empresa enfatiza la cobertura de contratos a largo plazo para la mayoría de los activos de la flota. Perestroika se convirtió en inversionista DOF ASA en julio de 2016. Frederik W. Mohn es miembro de la junta directiva del DOF desde mayo de 2017.

Viken Crude es una compañía naviera con sede en Bergen establecida en 2015. La compañía actualmente opera tres buques: dos petroleros Aframax con clasificación de hielo 1A y un petrolero Suezmax. Viken Crude también tiene cinco embarcaciones en construcción que navegarán bajo fletes a largo plazo. Viken Crude es un armador totalmente integrado, con un horizonte a largo plazo y un enfoque industrial para el transporte marítimo. Perestroika es copropietaria de Viken Crude con Viken Shipping AS. Frederik W. Mohn y Paal V. Minne han formado parte de la junta directiva de Viken Crude desde diciembre de 2015.

Fjord1 es la empresa de transporte más grande de Noruega que ofrece operaciones de ferry, pasajeros y ferry rápido. Con una flota compuesta por 70 buques, Fjord1 transporta más de 20 millones de pasajeros y 10 millones de vehículos al año. La compañía será la mejor en su clase en transporte confiable y respetuoso con el medio ambiente, y continuamente desarrolla embarcaciones que harán avanzar la industria. Perestroika se convirtió en inversionista de Fjord1 en mayo de 2017. Frederik W. Mohn es miembro de la junta de Fjord1 desde julio de 2017.

Emgs, por su parte, vende geoservicios electromagnéticos (EMGS). Es líder del mercado en la recopilación e interpretación de datos de levantamientos electromagnéticos. Cuando la tecnología sísmica tradicional identifica cierres que pueden formar trampas de petróleo, los datos de EMGS son para determinar la presencia de hidrocarburos subterráneos en dichos sitios. Los hallazgos de EMGS aportan información valiosa que las compañías petroleras necesitan para optimizar sus carteras de actividades de exploración offshore

EMGS ha realizado más de 700 proyectos de adquisición de datos comerciales desde su puesta en marcha en 2002. Los estudios se han realizado a profundidades de agua que van desde los 30 a los 3 500 metros, en las áreas de exploración más importantes del mundo. EMGS tiene oficinas en Noruega, Brasil, México, Estados Unidos, India y Malasia. Perestroika invirtió en EMGS en agosto de 2014. Johan Kr. Mikkelsen es miembro de la junta de EMGS desde diciembre de 2014.

Últimos artículos

Relacionado