0

La seguridad de los usuarios puesta en tela de juicio por los responsables del turismo de cruceros

Desde hace muchos meses la Fase 1 de la remodelación del edificio Puerto-Ciudad de Santa Cruz de Tenerife tenía que estar terminada. Debería estar finiquitada para la llegada de lo primeros cruceristas de la temporada 2021-22, pero por diversas cuestiones que se escapan a los que no entendemos de pliegos de condiciones y exigir que las cosas se realicen en tiempo y forma, hoy en día es habitual la ‘convivencia’ de turistas, usuarios de los ferrys y personal que allí tiene sus oficinas, con las de los obreros, maquinarias de todo tipo y el salvar lo obstáculos propios de una obra.

No hay explicaciones por parte de la Autoridad Portuaria sobre el por qué de retraso de la obra y sabemos que se las han solicitado, pero siempre dicen que ‘todas las obras sufren retrasos’, pero es que en este caso la zona de obras y el tránsito de personas es el mismo y, para más ‘inri’, es la entrada de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife desde los barcos de cruceros, los visitantes y los turistas que desembarcan.

Ya pusimos en evidencia en PUERTOS922 cómo los turistas van como ‘pollos sin cabeza’ por aquel edificio por que la señalética es deficiente, pero es que, además, la seguridad también es un punto a tener en cuenta, pues, la gente pasa y transita por debajo de zonas de trabajo, totalmente ‘al aire’, sin redes de protección ante la posibilidad de caídas de materiales, hay una simple valla de separación entre la obra y el transeúnte y que se mueve a tenor de las necesidades de la obra y que, en ocasiones, sólo deja un simple pasillo entre escombros y materiales de construcción.

Es más, la zona de obras es el único punto de carga y descarga de los pasajeros que llegan o se van en taxi. Los propios profesionales del sector se las ven y desean para realizar el servicio, pues, además, tienen que ‘meterse’ muy dentro de la obra para dejar paso al tráfico habitual de la vía portuaria.
¿Qué imagen estamos dando? El lunes fuimos testigos de cómo un taxi dejaba a unos turistas que estaban en el ‘Aida’ y salieron corriendo del vehículo al edificio mirando siempre hacia arriba por si caía algo. ¿No hay un protocolo y normas sobre seguridad de obras y tránsitos públicos?
Y esperen, porque esto está ocurriendo en la Fase 1, cuando empiece la Fase 2 -que ya lo hace con 9 meses de retraso- que es íntegramente de interior del edificio, a ver cómo resolvemos venta de billetes, entrada y salida de pasaje para los ferrys, bar-restaurante, etcétera, etcétera

También te puede interesar

Comentarios

Los comentarios están cerrados.