Las Palmas almacenará vacunas de Covid19 para África

El puerto de Las Palmas ha pasado el corte de la ONU para acoger almacenamientos de la vacuna del Covid19 en África occidental por sus instalaciones de refrigeración estéril ininterrumpida para mantenerse potentes y seguras. La cadena de frío de la vacuna. Casi 3.000 millones de los 7.800 millones de personas del mundo viven donde el almacenamiento a temperatura controlada es insuficiente para que una campaña de inmunización controle el Covid19. Por vía aérea es compllicado hacer esos suministros porque se pierde el control de la temperatura en el tránsito entre terminales y aviones. El alquiler de espacios se ampliará a empresas pesqueras y del sector lácteo como JSP.

Mantener la cadena de frío para las vacunas contra el coronavirus no será fácil incluso en los países más ricos, especialmente cuando se trata de aquellos que requieren temperaturas ultrafrías de alrededor de menos 70 grados. La inversión en infraestructura y tecnología de enfriamiento va por detrás del salto de alta velocidad que el desarrollo de vacunas ha dado este año debido al virus. Con la pandemia ahora en su octavo mes, los expertos de la OMS han pedido datos de los servicios de refrigeración de Las Palmas al Gobierno para administrar un programa de vacunación eficaz. Esto incluye África occidental.

Unicef comenzó a sentar las bases de la distribución global hace meses, en Copenhague. En el almacén de ayuda humanitaria más grande del mundo, el personal de logística está tratando de prever la escasez aprendiendo del pasado, especialmente el caos primaveral que rodea la escasez mundial de máscaras y otros equipos de protección que fueron confiscados de las tarimas de los aeropuertos o robados y comercializados en el mercado negro.

Actualmente, 42 candidatos a vacunas contra el coronavirus se encuentran en ensayos clínicos y otros 151 se encuentran en evaluación preclínica, según la OMS. Los que tienen más probabilidades de terminar en la mezcla de Covax deben almacenarse entre 2 y 8 grados. El medicamento de Pfizer se encuentra entre los que se requieren almacenamiento a temperaturas ultrafrías. La empresa, que ha diseñado un estuche de transporte especial para su vacuna, ha expresado interés en Covax y ha firmado contratos con Estados Unidos, Europa y Japón.

Hub sanitario mundial

Los congeladores médicos que bajan a menos 70 grados son raros incluso en los hospitales de EE. UU y Europa. Muchos expertos creen que los países de África occidental que sufrieron un brote de ébola en 2014-16 pueden ser los mejor posicionados, porque una vacuna contra ese virus también requiere un almacenamiento ultrafrío. Sin embargo, en más de dos tercios del mundo, la tecnología avanzada no está en el horizonte, según un estudio de la empresa de logística alemana DHL.

«Necesitamos encontrar un puente» para cada brecha en la cadena de frío, dijo la directora comercial de DHL, Katja Busch. «Estamos hablando de inversiones como sociedad, esto es algo que tenemos que hacer». «Los gobiernos están a cargo de lo que debe suceder al final», dijo Benjamin Schreiber, quien se encuentra entre los directores del programa de vacunación de Unicef.

Las grietas en la cadena de frío global comienzan una vez que las vacunas salen de la fábrica. Los buques portacontenedores no están equipados para refrigerar productos farmacéuticos con una vida útil limitada. El envío de vacunas por vía aérea cuesta mucho más, y el tráfico de carga aérea recién ahora se está recuperando de los cierres de fronteras relacionados con la pandemia.

Incluso cuando los vuelos son lo suficientemente fríos y frecuentes, el transporte aéreo conlleva otros peligros potenciales. La OMS estima que hasta la mitad de las vacunas en todo el mundo se pierden por desperdicio, a veces debido a la exposición al calor o la rotura de los viales durante el tránsito. Con las vacunas contra el coronavirus, que será uno de los productos más buscados del mundo, el robo también es un peligro.

Las etiquetas sensibles a la temperatura que cambian de color cuando una vacuna se expone al calor durante demasiado tiempo y ya no es segura de usar, y el seguimiento de la entrega en vivo para garantizar que las vacunas lleguen a sus destinos según lo previsto también han permitido avanzar en la administración de vacunas seguras. Para fin de año, Unicef espera tener 520 millones de jeringas colocadas previamente para las vacunas contra el coronavirus en el mundo en desarrollo y mapas de los lugares donde las necesidades de refrigeración son mayores para garantizar que estos suministros lleguen a los países cuando lleguen las vacunas.

Últimos artículos

Relacionado