¿Qué van a hacer con las tripulaciones de cruceros que arrancan en octubre?

TUI ubicará en Las Palmas su puerto base en medio de la pandemia de coronavirus para realizar cruceros interiores a partir de octubre. Empezará a recibir cerca de 1.500 pasajeros semanales desde octubre con buques al 60% de capacidad y excursiones restringidas en pequeños grupos para reducir el riesgo de posibles contagios. Si hay contagios, los clientes se alojarían en hoteles semivacíos. Nada se ha dicho de las tripulaciones.

Tanto los gobiernos nacionales como los locales han impedido que las tripulaciones desembarquen para evitar nuevos casos de Covid19 en sus territorios. Algunos de los navíos, incluidos en aguas canarias, registraron infecciones y decesos entre la tripulación. Pero la mayoría de ellos no han tenido casos confirmados. A los viajeros europeos se les permitiría volar para unirse a los cruceros exponiéndose en algunos mercados de origens a cuarentena a su regreso como ocurre con los británicos. Si no cumplen, podrían enfrentar multas de hasta 1.400 euros.

Las compañías de cruceros deben llevar a cada empleado directamente a casa en un avión chárter o un automóvil privado, sin utilizar vehículos de alquiler o taxis. Para complicar esa misión, los CDC exigen que los ejecutivos de la compañía acepten sanciones penales si los miembros de la tripulación no obedecen las órdenes de las autoridades sanitarias de evitar el uso de transporte público y los restaurantes en su vuelta a casa.

Costa Cruceros anunció que ya han implementado un Protocolo de Seguridad mientras esperan los permisos finales para volver a navegar. Se hará triple prueba nasofaríngeas a la tripulación, los huéspedes deberán rellenar un cuestionario de autocertificación sobre su estado de salud y los barcos viajarán con menos pasajeros y se controlarán los aforos para garantizar la distancia social.

Últimos artículos

Relacionado