Un entusiasta de África, nuevo embajador en Malabo

El Gobierno ha nombrado a Alfonso Barnuevo Sebastian de Erice nuevo embajador de España en Guinea Ecuatorial. Nacido el 12 de diciembre de 1963 en Albacete, es licenciado en Derecho e ingresó en 1990 en la Carrera Diplomática. Ha estado destinado en las representaciones diplomáticas españolas en Gabón, Polonia y China. En octubre, si la agenda sanitaria no lo impide, deberá asistir al Guinea Oil & Gas Meeting Day que promueve la empresa irlandocanaria de formación Stier.

Fue consejero técnico en el Gabinete del ministro de Asuntos Exteriores, segundo jefe en la Embajada de España en Siria y consejero en la Representación Permanente de España ante las Naciones Unidas.

En 2006 fue nombrado subdirector general de Comunicación Exterior y en septiembre de 2008 fue designado embajador de España en la República de Namibia. Era subdirector general de la Oficina de Información Diplomática.

A pesar de la fuerte caída de precios internacionales del petróleo acaecida a mediados de 2014, que deterioró fuertemente los indicadores macroeconómicos y financieros, la actividad económica pasó de registrar una caída de más del 9% del PIB en 2015 a menos del 6% del PIB en 2019, los niveles de endeudamiento siguen siendo sostenibles, alrededor del 40% del PIB, muy por debajo del criterio de convergencia establecido por la CEMAC, de igual manera, las finanzas públicas vienen ajustándose, con una reducción del déficit fiscal de más del 10% del PIB entre 2014 y 2019, gracias a la política de racionalización y reorientación del gasto público diseñado dentro del marco fiscal y macroeconómico refrendado recientemente con la firma de un programa financiero con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Tras la reciente crisis, se estima que nuestro Producto Interno Bruto caería alrededor del 6% en 2020, frente a un pronóstico inicial de una caída de 1,6%. En un escenario más pesimista se estarías hablando de una caída del PIB de entre 8,0 y 9,0 por ciento, que si bien es un importante deterioro estaría muy por debajo de los niveles de muchas economías desarrolladas y en desarrollo que estiman tasas de crecimiento negativas de dos dígitos.

Últimos artículos

Relacionado